martes, agosto 30, 2011

Escuela de Cubillana

A renti de Guadiana, arroeau de maizalis i frutalis, entre Torremayol i Arroyu San Serván, se halla agachapau la antigua escuela monacal de Cubillana*. Pola su hechura i la su estoria es unu de los tesorus mejol escondíus de Las Vegas Bajas.

Cubillana, dende el caminu a la entrá la finca

Cubillana arça la su torri junta la carretera que ajunta Torremayol cona autovía A-5, ena margin gocha del ríu. Allí lleva el monesteriu dende el sigru VI i costitui unu de los restus visigodus mas emportantis de la comarca. Cubillana dizin de venil de Cauliana, caulas, que en latín senifica "cabana", "abriscu", cosa que casa polos restus ganaerus hallaus pallí.

Cubillana en el marcu arquitectónicu el cortiju

Antañu, entre los sigrus VI i VII, el monesteriu cauliensi hue el candil la sabiduría lusitana. En él aprendían estudiantis de toa la Lusitania, mas que ná, de Emerita, que no cai mu largu. Se conoci qu'era monacal polas referencias que ai a tentu d'esti lugal i enfuncionava de seminariu pa los nuevus sacerdotis lusitanus. En essa epoca, el nucliu prencipal de pobracion era Emerita, enque tamien estava Lykon (Lobón) i el Montiju d'agora estava prencipiandu a sel un puebru emportanti entre las dozenas villae que se esparramavan a dambus laus de Guadiana. Mesmu Torreáguila que está cerquina de Cubillana tuvu mucha emportancia en epoca visigoda. En passandu cerquina la calçá ata Olissipo i la vía la Prata, de juru que quien allina s'enseñavan divan endispues pa otrus lugaris la Península.

Orilla de Guadiana junta Cubillana
Antañu Cubillana costituía una aldeína ganaera, ena que casas, choçus, cabanas, abriscus i cancillas se hallarían al reol la escuela. Ogañu está el paisagi mu muau, por mó de los reguedíus i por mó de la puesta de ucalitus i vegetacion essógena. Antañu, la hesa i las orillas de çauzis se destendía por Guadiana, entrevolá muchas vezis entre forrajalis i los güertus las villas. La posicion estratégica de Cubillana, cerca de Emerita, pero alejá del barulleu la ciá, con tierras fertis ata la Sierra de Arroyu i con Guadiana anandu pol renti suya, dava tranquilera bastanti pal estudiu.


Torri la basílica junta las palmeras el cortiju

Angunas estorias cuenta paí que el rei don Rodrigu, aluspues la batalla Guadaleti, en ahuyendu pal norti, se refujó entre los murus de Cubillana, enantis de encarrehilal pa ponienti, a la Portugal d'ogañu.

Cubillana, tras de las viviendas el cortiju


Detalli la pingollina la torri

Dende ahuera el cortiju lo únicu que puei aprecial-si son angunas paeris la antigua basílica i dos de los tres cuerpus la torri. Enque tuvu enos sigrus posterioris a la costrucion angunas muacionis, entovía se vei arribota la hechura en ladrillu. Ca cara la torri tien dos ventanas en el cuerpu superiol con arcus de meyu puntu debujaus por baju el bastiol. Por cima ai una moldura que arrecuerda a una balaustrá, enque en mu mal estau de conservacion. Las decoracion de la parti mas alta está compuesta duna especii d'almenaras que gastan dos hormas, una triangulal i otra que sirvi de sostribu a los tiestus que se puein destinguil ena retrataúra. En ca esquina tien entovía los cañus de desagüi.


Unu de los muchus sillaris que están tiraus junta Cubillana

Las retrataúras d'arriba son las únicas que se puein echal dende la parti dahuera de Cubillana, porque ogañu, los restus i el edificiu se halla endrentu dun cortiju privau. Numerosus perrus tapan las puertas i los dueñus no dejan al vesitanti entral. Comu passa con otrus muchus restus antigüíssimus de Las Vegas Bajas no está a la vista, ni está cudiau, ni assestíu ni asseñalau por pretenecel a un particulal. Cuasi que naidi paquí sabi de la essestencia dun monesteriu visigodu junta Guadiana, porque el nombri de Cubillana está atijau a la finca i, ata hazi unus añinus, a la pesca.

Comu Cubillana ain ermitas, mosaicus, murus, norias, puentis... costrucionis de tolas epocas que quean aburrías, encultas entre la fusca o endrentu d'angún cortiju, sin luzimientu dengunu pol desinterés. El patrimoñu de Las Vegas Bajas, de los mas ricus en cualquiera de los tiempus, pos dende siempri án estau pobrás, se deja dil de mala manera, aborrandu la nuestra estoria, la nuestra memoria i quién amus síu i semus. El turista que venga paquí, vesita Meria, vesita Badajós i lo que está por meyu se inora, enque mas delitu tien que los nuestrus paisanus no conoçan que lo que agora es un imensu jardín de frutalis con casas aislás i cortijus tien una estoria tan antigua comu el ríu que cruzia.

Atijus a tentu de Cubillana:
-Alejandro Blas, La escuela de Cubillana.
-La Casa de los Nómada, Cubillana.

*Retrataúras de Julián Cádiz i Ismael Carmona.

jueves, agosto 25, 2011

El estremeñu en "Crónicas de un pueblo"

Soi Ismael Carmona García, vezinu de Valdelacalçá. Soi presienti el Órgano de Seguimiento y Coordinación del Extremeño y su Cultura (OSCEC), associacion assitiá en Caçris i dende la que trebajamus pa relançal el patrimoñu oral estremeñu en tolas sus manifestacionis.

Andu angunus añus a envestigal la horma palral de los nuestrus mayoris en Las Vegas Bajas i m’almira el rompimientu lingüísticu entre agüelus, ijus i nietus. Mentris que los nuestrus mayoris conserva el estremeñu mas puru, la genti nueva, fabetizaus reondamenti en castellanu, tienin unus poquinus de rasgus. Me recuerdu entovía de los días en que estava a estudial en el estitutu La Puebla, cuandu angunus de los compañerus aguarreavan el yeu o que pa Lobón dijieran me vo al meicu… Lo que es que es endinanti cómu ogañu están á si arrecuperal tradicionis, avían edificius antiguus o pesquizan la nuestra estoria i, a la contra, en custionis lingüísticas está desarvolaítu del tó.

En Las Vegas Bajas ata vai poquinus añus se condurava bien de mas una varianti la lengua leonesa –la estremeña-. No queemus patrás que muchus de los puebrus viejus de las Vegas Bajas huerun repobraus por gallegus, leonesis i portuguesis endispuesinu de la Reconquista. Essi atiju cultural i lingüísticu mos arrima entovía mas a los nuestrus vezinus portuguesis i a las gentis de tan largu comu asturianus i leonesis. Parabras comu, vé-la equí-las, fechar, fridiñu, buraca, dir, julgau, lamber, lombu, estoriar, arvilla, pantaruja, coguta, estalache, puelme, maçaroca o chamarín mos ajunta a los nuestrus antepassaus ocidentalis. Costrucionis comu a rente de, a tencias de, gustar de, la mi mujer, abate los entalla, á pocu que llegó, cuasi que me s’olvida o tener de mercar las gastan por sus tenoris los nuestrus agüelus, inorás i descarecías pola moceá. Añus de apergollamientu i descarecimientu a la nuestra lengua hizun que a pocu a pocu el estremeñu s’olviara, espareciendu-si de la boca la genti i, mesmu, de los nombris tradicionalis los sitius. El Callejón la Zorra (Montiju), la Calle Faldiquera o la Calle Entallá (dambas a dos en La Puebla) esprimentarun essa muacion.

Una tupa de genti inora que lo que se habla ena Estremaúra de ponienti i en un buen dau númiru de sitius de pa saliente recrei del astul-leonés i del gallegu-portugués, i no del castellanu. Prencipiandu por essi desconocimientu, la genti de siempre á creíu que palra un mal castellanu o, en resumías cuentas, son mu burrus a palral. Es lo mesmu que dizil que un sicilianu palra mal el italianu o en Portugal se palra mal el español. Esti hechu mos á derrengau tantu que siempri mos á abejinau palral comu bichamus i án síu muchus los meyus qu’án puestu por parti el Goviernu i Educacion pa descuajal essa derrengueta: en palrandu tola genti castellanu, no ai pobrema. Essi pensaeru es tan de críu chicu i mendingu comu agarral i farrungal un conventu o una igresia pa alevantal pisus porque paici mu cantosu ena calli: dambas i dos cosas atentan contra el patrimoñu cultural. Ara, de esta manera án tratau al portugués i al estremeñu en Estremaúra, comparanti a otras lenguas repunteás del Estau, comu el leonés enas provincias de Çamora, León i Salamanca o el asturianu en Asturias: desacreditandu-lu, pressiguiendu-lus i ahucheandu de tolas hormas que puean a quien palri assina.

La riqueza lingüística, a la contra de la arquitectónica o botánica, paici sel un arriostru pa la volucion duna comunidá, de mó i manera que hondeandu conas lenguas repunteás se aparapeta el pensamientu i la cultura única. Da-li suerti que no tous pensamus lo mesmu i vémus ena catarvá lenguas la capacidá verdaera del sel umanu pa comunical-si i mos arreparamus en que las lenguas son dinas de gastal-si entri que aigan dos pressonas que en ellas se den a entendel. S’agraeci qu’el caraiti estremeñu sea duna hechura tal que assín porque á premitíu condural una lengua d’origin medieval, sin muchas muacionis i sin escrevieru, una tupa de sigrus. Agora, la nuestra briega ende el OSCEC es acordal a los nuestrus paisanus que, lo mesmu que s’á palrau el estremeñu en estas tierras pardas en tós estus sigrus, puei acontinal a palral-si otrus sigrus mas, hiziendu que vean que la noveá el escrevieru el estremeñu vai a suponel una de las sus mas curiosas garantías.


Version en castellanu pubricá en Crónicas de un pueblo.

Montiju

Montiju se halla entallau por La Cabrilla i la vía tren, al sul de los cerrus de La Centinela i San Gregorio, i al norti de La Puebla. Es unu de los lugaris con mas estoria de las Vegas Bajas, pos antañu enos sus territorius estava el puebru de Agla. Prencipió a pulal cuandu los visigodus, que quearun muchus restus materialis, culturalis, artísticus i lingüísticus ena vega.

Comu aconteci en La Puebla, las callis de Montiju son largas. Pero, a la contra de los sus vezinus, las sus casas se destiendin en hermosas fachás de bastanti anchura. Las casas en Montiju tienin la puerta prencipal con marcu ressaltanti, angunas con bastioris de granitu i otras hiziendu un arcu de meyu puntu rebajau (escarçanu); las ventanas bien altas con rejas, cosa que se estila en tolos puebrus viejus de la Vega.
El poyeti la ventana de piera i las ojas maera con postigus en ves en cuandu puein vél-si en angunas casas.
Las puertas farsas, muchas vezis encajás en granitu, son de maera con cravus, conos aciratis las roás por baju en piera. Las que no dan pa las nombrás "rinconás" (callejas entallás i sin salía) o pa una paralela, están ena mesma fachá, alargandu-la, de mó que las callis, enque tengan pocas casas, son mu largas.
Poquinas son las argollas que quean en Montiju, lo mesmu que enos puebrus d'alreol, pero entovían puein atopal-si anguna que otra junta las puertas farsas.

Escúu en el solal la antigua igresia de San Isiru

Los escúus en casas solariegas no son frecuentis pa estus puebrus. En Lobón, Torremayol i Montiju ain angunus. Tamien quean en El Condau.
Escúu ena Crus los caíus
El escúu de Montiju representa un pozu visigodu, que antañu se hallava ena praça, acostodiau por dos macerus.

Albondan los edificius religiosus en Montiju, tuviendu varias ermitas (San Jesús, Virgen de Barbaño, San Gregorio), dos conventus (San Antonio, Santa Clara) i la rezia igresia San Pedro.
Espadaña la Ermita de Jesús Nazareno

Puerta con almojaillau

Colunas de la antigua igresia de San Isidro
La primel igresia el puebru hue la de San Isiru, del sigru XIII, seguramenti hecha por cima d'anguna costrucion religiosa visigoda polos restus hallaus. En el cartelinu de la gocha puei leel-si:
En este lugar estuvo la
antigua Iglesia-parroquial
de San Isidoro. Siglo XIII. En el
siglo XVII se la llamó de San Isidro.
Se conservaban en ella dos
lápidas cristianas visigodas
del siglo VI.
[testu escricionis]
En 1691 el IV Conde de
Montijo construyó aquí
una casa-granero aprove-
chando materiales de la
antigua iglesia.

Detallinu las metopas la puerta sul la igresia San Pedro

Puerta sul la igresia
Torri de San Pedro
Puerta el conventu Santa Clara
(A los laus el escúu de los Portocarreros)
El conventu Santa Clara es del sigru XVII. En él están entovía las monjas de clausura, las clarissas. Los sus ducis son mu anombraus ena comarca.
Espadaña el conventu
Detallinu de otra de las puertas el conventu
Pozo Nuevo
Pilón i depósitu
Los pozus púbricus no son comunis pa estas tierras, lo mesmu que las huentis. Polo general, la genti de siempri á teníu pozu en casa, pos las aguas de Guadiana se filtran por tola vega a bastantis quilometrus de pondi está ogañu la caja. Con tó i con essu, en Montiju se conservan angunus, comu el Pozo Nuevo, ena rinconá que tien el mesmu nombri, el Pozo el Valle o angunus pilonis i depósitus comu el que está junta la oficina de turismu o la estacion autobusis.
Chiminea ena calli Azorín
Muchas casas gastan bidonis que sirvin de depósitu d'augua acolocaus en chimineas viejas o alturas hechas apropósitamenti.
Parqui
La Puentezilla

Por cima la rivera de La Cabrilla, Montiju conserva una puenti de hechura medieval, obra de cantería compuesta por un arquinu de meyu puntu. Esta puenti es de bastanti emportancia pos era el passu que tenían los antiguus ganaerus pol cordel que va pa las tierras de Barbañu. Esti cordel hue la prencipal vía de comunicacion cona ermita la Virgin de Barbañu i, endispues de costruil-si, con el puebru de Barbañu.
Charca Las Encantás
Las numerosas charcas que has Guadiana a los laus quearun olviás i malamenti assestías. Guadiana, conas subías que tenía a ca ná (enantis de hazel-si la presa Montiju), alagava la vega i cualquiera hoyancu queava cubiertu, sino pola trambullá, pol augua lluvia. Angunas charcas s'án conservau, comu la del Infierno en Valdelacalçá o la de Las Encantás en Montiju. Otras nuevas, son hechas polas graveras i otras s'án ensecau. La Charca las Encantás, hata á pocu era un cachinu de charca que la genti aprovechava pa tiral el ripiu o que enfuncionava de esterquera. Ata hazi ná que el ayuntamientu Montiju quiju d'arrecuperá-la, esta charquina estava en tó i por tó desatendía. Ogañu, cona recuperacion la charca, se celebra en ella la nochi San Juan, andi la leyenda cuenta que s'ahogarun allina tres hermanas notizás pola luna reflejá i que en essa nochi aparecin i cumprin deseus.

La conservacion el estremeñu en Montiju es bastanti precupanti. Hue una villa repobrá, comu la huerça las Vegas Bajas, por gallegus i leonesis, pero al vel síu condal i cuental con comunicacionis güenas dende siempri, hizu que la lengua la almenistracion hondeara cona del puebru. Con tó i con essu quean muchus rasgus leonesis, comu la perda de -r enos infinitivus delantri de cualquiera pronombri -comé-te, siguí-te, dizí-lo, queré-vos- o mesmu el cierri en -u. El léssicu tradicional, está por contra, bastanti mas perdíu que en La Puebla (dambus a dos puebrus están desseparaus namás que pola carretera i La Cabrilla). Con tó, los montijanus tienin un tonillu particulal destintivu i que, por fortuna, premaneci inalterabli a las tonalidais andaluzas.

El movimientu cultural en Montiju es mu huerti, tuviendu varias associacionis, encuentrus i certamin literarius, representacionis de teatru, etc. Dende hazi bastantis añus, la Agrupacion Agla á arrecuperau cantaris, bailis típicus i angunas tradicionis. El rezienti teatru hechu en frenti a la igresia da güena preva de que la cultura en esti lugal es emportanti.

domingo, agosto 14, 2011

Se rompi el hilu

Otru haci de parabras pa la niara. Cuandu llueva, no abrá prásticu que la cubra entera de lo alta que es. Enjamás poía unu sospechal-si de sel tan grandi la riqueza del léssicu estremeñu ata que no s'enrea a palral con quien en realidá lo conocin i lo sabi hablal de nativitati. Estu mos lleva a pensal ena competencia lingüística que tieni la genti mayol afrentá a la de los sus ijus i nietus. No es mestel echal muchas cuentas pa alvertil que de ca 100 parabras que conoci i gasta un vieju, 70-80 son las que conoci el iju sin gastal mas de 40-50 i el nietu apeninas unas 30-40 sin gastal mas de 10 o 20. Entre generacionis no es que se pierda namás el léssicu, sino tamien las caías i las costrucionis. No es ralu vél cómu la genti mayol gasta retahilas i retahilas de costrucionis una tras otra i de continu i que entre los sus ijus rala es la ves que sean escapás de dizil dos siguías. Otra deferencia es que entri que los mas viejinus gastan del léssicu o de los modismus que conocin pa esprical una parabra, la genti mas nueva tien que tiral del castellanu pa hazé-llu porque rala ves es la que conoça sinónimus duna parabra en estremeñu. Estu á acontecíu en tolas lenguas i siguirá bichandu, ara, en el estremeñu ogañu se vei mu faci que las deferencias entre los hablantis están mas embarrerás sigún las edais que sigún los puebrus.

De carava con cualquiera vieju d'estas tierras arreparas en que la manera de mental las cosas ná tien que vél conos endilgus que da la genti nueva i que pa dizil las mesmas cosas, unu enllena el hochi cona lengua que conoci i de siempri á manejau (el estremeñu) i otru lo enllena cona que le deprendin enas escuelas (castellanu). Estamus eno de siempri, essu que dizin educacion es un raeru: antigual de aprendé-lis a los zagalis el entornu i que sepan gaspaleal por él, se cría un paradigma común al que tous án de agateal, tenga que vél cona realidá segundera o no. I, yo pa mí, que aconteci mas lo segundu que lo primeru. Ara, no palru de lengua namás, digu realidá (formi eis leíu), andi entran costumbris, naturaleza, hormas de vida i de hazel socieá conas tolas pressonas que estén al reol.

El hechu de que una pressona mayol conoça muchas maneras de dizil cuandu una pressona se desentiendi -desacredital-si, descapachal-si, desaturdil-si, dessimil-si, desaculal-si, desanuncial-si, etc.- es la mejol preva que tenemus pa tomal atranquiju i vél si esti es el portamientu los estremeñus conos sus paisanus. Si no semus escapás de afeital esti sentimientu de zorrongueu i ahinchonal el ánimu froju i zangardón que s'esparrama pol pechu, desoficiau i rehondón, dejaremus de sel estremeñus pa sel un frutu embilmau pol nuestru propiu descapachamientu, conselvau en hielis arressequinás, comu espasmaus, mirandu con ravia lo que púu sel i mos dio igual que huera.

Estu venía a cuentu de que estamus dejandu perdel el hilu la lengua duna generacion a la sotra. De la manera que puea, vo a trabajal paque essu no siga aconteciendu i que aquellus que quieran deprendel estremeñu no estén faltus de meyus pa hazé-llu. Quien tenga uñas pa ajuntal-si a esta lavol, que s'ajunti i se deji de enreal.

Aquí teneis un carruchau mas de parabras paque deprendais i gasteis.

jueves, agosto 11, 2011

Ñíu mielrus se múa


La página de Juan Francisco Reina, Ñíu mielrus, se múa a Blogspot. Dende agora, poeis leel los sus acuerdus i endilguis ena nueva página: http://niumielrus.blogspot.com/

Dende aquí, le do huerças i ánimus paque acontini a escrevil a tentu el estremeñu por muchu añus, porque la tarea es imensa i quea entovía una tupa de campus pa hallal i caminus que descotorral.